El rostro humano.

Esta innovadora publicación de William A. Ewing anuncia la muerte del retrato convencional, nuevas maneras de retratar el rostro. El rostro como estudio de la individualidad humana. Provocadores retratos con un énfasis puesto en lo que está a la vista y no en lo oculto. En una época en la que se nos bombardea con imágenes impecables de belleza juvenil, y en la que el rejuvenecimiento puede conseguirse mediante un tarro de crema o un bisturí, no es de extrañar que una nueva generación de artistas y fotógrafos investiguen sobre nuevas técnicas de retrato.



“El horror de ser anónimo, de olvidarse del propio aspecto, de no tener rostro. El rostro es la imagen fastuosa del yo” John M. Hull (invidente), 1990


Al explorar nuevas y atrevidas estrategias de presentación, los artistas presentan al mundo rostros que son, a veces, enternecedores, y, otras aun, aterradores, pero que nunca dejan de ser fascinantes. A través de una gran variedad de técnicas, entre ellas la manipulación mediante ordenador, el retoque, el fotomontaje, la apropiación de imágenes y diversos métodos de velado y de simulación, los artistas presentan sus innovadores retratos.


“La fotografía pretende mostrar la realidad. Con su técnica tienes que acercarte a la realidad tanto como sea posible para imitarla. Y cuando te acercas tanto te das cuenta de que al mismo tiempo no estás tan cerca” Thomas Ruff, 1993


Al sustituir la claridad por lo borroso, lo instantáneo por el momento elástico y la realidad por la hiperrealidad, cuestionan la idea de una identidad fija, de la cara como “reflejo del alma”, de lo que constituye la belleza y de la fe en una absoluta verdad fotográfica, creando así retratos más próximos a los del siglo XIX que a los del siglo XX.

Pincha sobre la primera imagen.






Encuentra “El rostro humano” en la librería on-line pinchando en el banner que tienes justo debajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.