EZRA STOLLER




Hoy te presentamos a Ezra Stoller, fotógrafo de arquitectura, que nació en Chicago en 1915 y comienza su carrera como fotógrafo a finales de 1930. Se licenció en Diseño Industrial en la Universidad de Nueva York y cursó estudios de arquitectura que abandonó para iniciarse en la fotografía profesional en 1939, fecha de la que datan sus primeros reportajes. Aunque según el mismo Stoller el despertar de su interés por la materia surge en 1936 a raíz de un libro de Eugène Atget, regalo de su futura esposa en su 21 cumpleaños.

Su extensa trayectoria profesional se desarrolla durante más de cincuenta años y abarca desde el despegue del Estilo Internacional en América hasta el auge de la corriente postmoderna.

Stoller manifiesta en sus fotografías una relación directa con la arquitectura, centrándose la mayor parte de ellas en las íntimas relaciones entre fotografía y la obra arquitectónica. La arquitectura como tema central le llevará al ejercicio de la transformación del espacio construido en imagen bidimensional de manera magnífica. A esto contribuye de manera directa sus conocimientos como estudiante de arquitectura. De esta relación entre la arquitectura y la fotografía podemos afirmar que el dibujo se encuentra en la raíz de la arquitectura; la fotografía, en el centro de las posibilidades de su interpretación.





En cuanto a las características de sus fotografías, se trata de elementos nítidos, sobrios y de gran perfección técnica que son capaces de captar la esencia del proyecto, lo que el llamaba ‘la idea del edificio’. Son imágenes exactas y contundentes de los edificios más importantes; plasmó obras maestras de la arquitectura que van desde el pabellón de Alvar Aalto en la Exposición Internacional de 1939 en Nueva York, hasta la capilla de Le Corbusier en Ronchamp. Sus fotografías presentan volúmenes esculpidos por intensas luces que dan lugar a claroscuros, sombras o trasparencias que modela el espacio arquitectónico.
Fue fotógrafo de cabecera de grandes arquitectos, convirtiéndose en uno de los fotógrafos arquitectónicos preeminentes en el mundo. Arquitectos como Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe y Marcel Breuer le consideraban el único para capaz de plasmar su trabajo. También recibió numerosos encargos de grandes estudios dedicados a proyectos corporativos. Pero, a pesar de la gran difusión que tuvo su producción no se consideró artística hasta finales de la década de los setenta, tras una exposición celebrada en la galería Max Protetch de Nueva York.





Fuente: Universidad de Alcalá (UAH)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.