Lewis Hine: la fotografía como documento social.

El próximo lunes 13 de febrero, y con motivo de la apertura de la exposición Lewis Hine (FUNDACION MAPFRE, 11 febrero – 29 abril), la comisaria de la muestra, Alison Nordström (Conservadora de Fotografía de la George Eastman House, Rochester), impartirá la conferencia Lewis Hine: la fotografía como documento social.

La sesión, cuyo programa se adjunta, se celebrará en el Auditorio de la Fundación (Paseo de Recoletos, 23 – Madrid) y podrá también seguirse por retransmisión online en directo a través de www.fundacionmapfre.com.

Con posterioridad, a partir del 5 de marzo, las sesiones estarán también disponibles en http://www.mapfre.com/fundacion/es/exposiciones/cultura/videos-conferencias.shtml

Archivo PDF con la información: 03A_HINE

2 comentarios en “Lewis Hine: la fotografía como documento social.

  1. Rafael de la Torre

    Es una lástima que en esta entrada no aparezca ninguna de las excelentes fotografías de Lewis Hine. Y es una lástima porque nos permitiría comprobar que, a pesar de haber sido realizadas en los albores del siglo XX, las cosas no han cambiado demasiado.
    Hace más de un siglo que Lewis Hine comenzó a fotografiar emigrantes europeos que llegaban a EEUU en busca de un futuro que el Viejo Continente les negaba. Sus actitudes, sus gestos, sus miradas, no difieren tanto de las que podemos observar en cualquiera de las imágenes sobre emigración con las que nos bombardean en los medios de comunicación. La diferencia es que Hine, un poco inocente e iluso, pensaba que con sus imágenes podría contribuir a cambiar alguna de las múltiples situaciones de desigualdad y desesperanza que se repetían por doquier, mientras que ahora somos conscientes de que la fotografía es incapaz de mejorar las cosas. Basta con ver las fotografías seleccionadas este año en la World Press Photo; si las comparamos con las de años anteriores, si las comparamos con las de Lewis Hine, podremos comprobar que las cosas apenas han cambiado, a pesar de la fuerza que tiene la fotografía como documento y como elemento generador de emociones.
    Quizás hemos sobrevalorado el poder de la fotografía. Quizás debamos resignarnos a que este arte, en su faceta documental, no sirva más que para remover las entrañas y generar, solo por un instante, un enorme sentimiento de indignación de algún espectador especialmente sensible.
    No sé qué pensaría Hine si viese que el mayor logro de sus imágenes ha sido colocarle en los altares de la historia de la fotografía documental. Si viese sus imágenes perfectamente enmarcadas colgadas en una sala de exposiciones con una buena iluminación y suficientemente calefactada para que no haga ni frio ni calor.
    No sé qué pensaría, él que creía que con sus fotos podía mejorar las condiciones de los más desfavorecidos, cuando viese a comisarios y expertos en su obra presentar catálogos de tapa dura con sus imágenes perfectamente reproducidas mientras a escasas manzanas de distancia se siguen produciendo decenas de desahucios que dejan a familias enteras sin pasado, con un presente doloroso y con un futuro inexistente.
    Él, que creía que con la fotografía podría cambiar el mundo, no sé qué pensaría cuando antes de morir en 1940, se diese cuenta de que después de casi cuarenta años de trabajo el poder de su fotografía no había sido suficiente ni siquiera para cambiar su propia situación: vivió sus últimos días en la más absoluta pobreza después de haber sido desahuciado de su propia casa.
    Visitaré con gozo su exposición, aunque con la duda de no saber qué pensaría si viese lo poco que ha cambiado el mundo y con la duda de si era esto lo que él quería para su obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.