Reportaje multimedia sobre los trabajadores inmigrantes.

De acuerdo con los datos de Cáritas en Italia hay cerca de 4.900.000 inmigrantes y al menos 700.000 de ellos son irregulares. INEA – el organismo público de investigación de las estructuras socio-económicas de la agroindustria – ha registrado 102.000 personas como trabajadores en el campo de la agricultura. Sin embargo, estos “irregulares” están excluidos. Cada año, en una especie de peregrinación, los trabajadores temporeros se mueven varios kilómetros de este a oeste y de sur a norte del país. Estas personas no cuentan con ningún derecho y día tras día, trabajan cosechando los productos agrícolas, tales como melones, tomates, uvas, aceitunas y naranjas, durante un largo período que se prolonga durante seis o siete meses.

El reportaje multimedia que han realizado los fotógrafos Michele Palazzi y Alessandro Penso, describe y trata de documentar las condiciones de trabajo social y humano de estas personas, durante el período de recolección de tomates en la Basilicata, una región del sur de Italia, durante agosto y septiembre. Hay cerca de 3.000 inmigrantes dispuestos a trabajar hasta 12 horas al día por sólo 25 euros. Viven, o mejor dicho sobreviven, en las casas vacías, sin electricidad y agua y en condiciones de pobreza extrema. No tienen ningún derecho, ni tampoco asistencia. Están a merced de los patrones, en su mayoría italianos, que ejercen el control no sólo sobre su trabajo, sino también sobre sus vidas.



www.michelepalazziphotographer.com
www.alessandropenso.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.