Retratos a 2.100 metros de altura.

Las imágenes que vais a ver fueron tomadas en el campamento base del McKinley o Denali, a 2.100 metros de altura. Allí, el fotógrafo y alpinista Tim Remick montó su estudio y fotografió a los alpinistas que bajaban de la cumbre.

El gran formato de los retratos –casi 5 metros de altura aumenta el drama de cada arruga, cada ampolla en la piel, la mirada, las muecas. “La idea era obtener una sola imagen al final de la actividad que captara el agotamiento, la adrenalina, la emoción…, resumir la ascensión en una fotografía”, declara Remick. No se trata por tanto de una fotografía acerca de la escalada, sino más bien de las emociones humanas.

Remick comenzó su búsqueda de sensaciones a través del retrato en las pistas de atletismo, pero donde verdaderamente empezó a vislumbrar aquello que estaba buscando fue en las ultra-maratones. En estas durísimas competiciones que llegan incluso a durar 24 horas, Remick capturó con detalle el cansancio que reflejaban los rostros de los atletas. Después regresó a Alaska, su patria adoptiva, y buscó en el alpinismo de altura este mismo efecto sobre el cuerpo y la mete humana, para retratarlos de una manera especial. Ya había visto fotografías informales de los campamentos base, pero no hechas con una cámara de gran formato, con los resultados que ello podía darle.

El resultado es fantástico y algunos afortunados podrán ver estos días una exposición de estas enormes fotografías en el Anchorage Museum de Alaska.




www.timremickphotography.com

Vía Desnivel.com

4 comentarios en “Retratos a 2.100 metros de altura.

  1. javier

    Que maravilla el gran formato, la dimensión que adquiere un simple primer plano está a años luz de las cámaras reflex

  2. Don Javier

    El tema es muy curioso… El conseguir reflejar el esfuerzo, el sufrimiento, las ganas, la emoción, la felicidad… de subir una montaña como esas es realmente dificil.

    Desde la ignorancia, no soy capaz de ver en muchas de esas fotos el sufrimiento y la dificultad que entraña escalar semejante mounstro… En cambio la serie de maratones en la montaña, que está dentro de su web, me parece brutal. Ahí para mí si que ha clavado la “atmosfera” del momento.

  3. Rafael de la Torre

    La fotografía en gran formato implica un acercamiento peculiar al retrato fotográfico. El encuadre, la medición, el enfoque y la propia captura necesitan de una pausa que nada tiene que ver con la captura realizada con cámaras reflex. Esta pausa hace que la relación fotógrafo-sujeto sea especial, más íntima y profunda, y los resultados son evidentes.
    El retrato con gran formato es una elección valiente pero, a la vista de los resultados, merece la pena.

  4. klemente

    Me parece una pasada de curro y aunque no sea tan espectacular como el trabajo que dice don Javier, si creo que estos rostros reflejan concentracion y seguridad y es curioso como en los retratos de las tres mujeres se refleja alegría y orgullo.En cualquier caso el trabajo con camara de gran formato da unos resultados muy alucinantes, espero algún día utilizarla como el tal Remick o mejor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.