Sarah Sudhoff, el retrato de la muerte.

La muerte, como el nacimiento, es parte de un proceso. Sin embargo, los procesos de muerte son a menudo protegidos de la vista. Hoy en día en la sociedad occidental la mayoría de las familias dejan a un completo desconocido la responsabilidad de preparar el cuerpo de un ser querido en su lugar de descanso final. Las prácticas tradicionales de duelo, lo que permitió la creación de la joyería victoriana y otros artículos de memento mori, han pasado de moda. Ahora la mancha de la muerte se elimina rápidamente, y la escena en la que se produce una muerte se limpia y se normaliza. Como Phillipe Aries escribe: “En la sociedad ya no se observa la pausa, y la desaparición de un individuo ya no afecta a su continuidad”. Los modernos medios de lidiar con la muerte protegen a los allegados de los aspectos más gráficos de la muerte, sin embargo, el impacto emocional y psicológico de la pérdida perdura mucho tiempo después de que cualquier evidencia física de este proceso haya sido borrado.

A la edad de diecisiete años Sarah Sudhoff perdió a un amigo al suicidarse. Durante su visita a su casa el día después de la trágica noticia fue testigo de como un equipo de limpieza, dejaba impoluta la alfombra del dormitorio de su amigo. Todas las huellas físicas de las últimas 24 horas se habían desvanecido.

At the Hour of Our Death toma como punto de partida la observación de Aries sobre que “la invisibilidad de la muerte aumenta su terror“. Estas fotografías en color a gran escala y perfectamente iluminadas, muestran la ropa de cama, alfombras y tapicerías marcadas con los signos del paso de la vida humana. Las imágenes son un intento de frenar los momentos antes y después de la muerte, para permitir que lo que generalmente es invisible sea visible, y se compromete con un proceso del cual nos hemos desconectado.

www.SarahSudhoff.com

3 comentarios en “Sarah Sudhoff, el retrato de la muerte.

  1. Carlos Ramos

    No veo el retrato de la Muerte en ninguna de estas fotos.
    El titulo de: “A la hora de nuestra muerte” no encuentro el interés a nivel de la fotografía.

  2. Don Javier

    A pesar de que siempre he pensado que la muerte no tiene porqué ser un proceso triste o de penumbra, nunca había recabado en la necesidad de desprenderse de los objetos que esas personas marcaron con su sangre. Aunque quizás sea algo gore guardar los objetos manchados de sangre, no entiendo porqué desprenderse de ellos tan rápidamente.. Es un trabajo interesante y muy diferente a lo que había visto hasta ahora.

    Y sobre todo utiliza un método de trabajo y unas herramientas que me han cautivado.

    Felicidades por ella ;)

  3. klemente manuel corredera perez

    Yo veo el retrato de la muerte de frente y de cerca, hay un contacto directo con los objetos de los muertos.Los coloca en la pared y desde bien cerca busca el encuadre, adentrandose en un viaje de sensaciones, reconocimiento, aceptación y duelo, convirtiendo sus fotografías en estelas funerarias dignas y llenas de color que todos podamos contemplar.

    Coincido con Don Javier en el método y las herramientas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.